Entradas

CULTO A LOS MUERTOS

Imagen
CULTO A LOS MUERTOS

Hoy fui a visitar a mis difuntos en compañía del mayor de mis sobrinos. Fui con convencimiento de causa, porque de alguna manera, llevo grabado generacionalmente en lo más recóndito de mi memoria celular, una creencia en que, tras nuestro deceso, existe una esencia inmaterial (energía, alma, espíritu, etc.) que subsiste al cuerpo físico y que va en pos de su origen primario y primigenio. El rostro de sorpresa de algunos dolientes y trabajadores en el Campo Santo que me reconocieron al verme pasar a ver a mis deudos, era entendible: Supusieron que por profesar una carrea del campo de la salud, debería tener cierta reserva respecto a la creencia en la existencia del más allá y en un Creador…y sí, estoy plenamente convencido que existe un lugar al cual uno puede aspirar después de haber logrado la redención.
Si apelara a mi lado eminentemente científico, adaptaría a la circunstancia la apuesta de Pascal, la cual en esencia es que, uno no puede llegar al conocimiento de…

LA CONFESIÓN DE PICASSO SOBRE EL “ARTE MODERNO”

Imagen
LA CONFESIÓN DE PICASSO SOBRE EL “ARTE MODERNO”
“Desde el momento en que el arte no es ya el primer alimento que nutre a los mejores, el artista puede ejercer su talento en todos los intentos de nuevas fórmulas, en todos los caprichos de la fantasía, en todos los expedientes del charlatanismo intelectual. En el arte, el pueblo ya no busca consolación y exaltación; sino que los refinados, los ricos, los ociosos, los destiladores de quintaesencia buscan lo nuevo, lo extraño, lo original, lo extravagante, lo escandaloso…Y yo mismo, desde el cubismo y más allá, he contentado a estos maestros y a estos críticos, con todas las cambiantes rarezas que me han pasado por la cabeza, y cuanto menos la comprendían, más me admiraban.
A fuerza de divertirme con todos estos juegos, con todas estas paparruchas, con todos estos rompecabezas, jeroglíficos y arabescos, me he hecho célebre, y muy rápidamente. Y la celebridad significa para un pintor: ventas, ganancia, fortuna, riqueza. Y hoy, como usted sab…

LA VISITA

Imagen
LA VISITA
Un súbito ruido le despertó de su sueño profundo, era como si un perro estuviera rascando de manera insistente los bajos de su puerta…Lanzando una imprecación de fastidio se incorporó de la cama y se calzó sus viejas zapatillas para buscar el origen de esos extraños sonidos. Camino hacia la puerta cogió un matamoscas que estaba encima de la mesa, lo elevó por arriba de su cabeza con una de sus manos y se preparó para descargar un golpe sobre el fastidioso caniche que le había perturbado el sueño. Al abrir de manera brusca la hoja de madera y con una sonrisa maquiavélica deformando su rostro, lanzó un matamoscazo a donde supuso estaría el perro, mas se dio con la sorpresa de no hallar nada. Muy contrariado, sacó un poco la cabeza estirando el cuello por fuera del marco del portón, miró a ambos lados y se cercioró que la calle estaba sola…refunfuñando cerró de golpe la puerta y se dirigió nuevamente a su cama para procurar sumergirse nuevamente en el reino de Morfeo. Ni bien ha…

EL DEVORADOR DE PECADOS

Imagen
EL DEVORADOR DE PECADOS
Los Devoradores de pecados comen simbólicamente las faltas de otros, asumiéndolas como propias, liberando con ello a sus clientes de los pecados cometidos durante sus vidas y de los cuales no necesariamente están arrepentidos.
El procedimiento era siempre el mismo: Durante la agonía, cuando la ciencia médica ya nada tenía que hacer, y posterior a la extremaunción de los sacerdotes, los hombres y mujeres adinerados podían, si desconfiaban de la salvación de su alma por méritos propios, convocar a un Devorador de pecados.
Los Devoradores de pecados tenía una vida mayoritariamente itinerante. Se trasladaban de una región a otra, pues no se les permitía acceder a lugares públicos, aunque en general se los dejaba pernoctar gratuitamente en graneros y chozas. Su dinero estaba manchado por el pecado de terceros, de modo que rara vez se les asaltaba.
Aunque se sabía que para devorar los pecados recurrían a una ceremonia especial, nadie tuvo nunca una idea exacta sobre en q…

WALKING DEAD

Imagen
WALKING DEAD
Las figuras fantasmagóricas van apareciendo una tras otras entre la bruma de la madrugada que se enseñorea por las deshabitadas calles de la ciudad…van avanzando de a pocos, con pausas, arrastrando los pies descoordinadamente, trastabillando por las irregularidades del suelo y procurando mantener el equilibrio…algunos dan tumbos en las paredes mientras que voces guturales e indistinguibles de protesta brotan de sus bocas cubiertas de saliva espesa…Los rostros pálidos y con ojeras pronunciadas se encuentran encubiertos por las cabelleras apelmazadas por el sudor…Los ojos enrojecidos lanzan miradas inexpresivas y perdidas…avanzan sin percatarse que muchos de ellos han perdido uno o los dos calzados durante la marcha…caminan instintivamente y todos convergen hacia los lugares entronizados por el tiempo en el fondo de sus embotados cerebros: Levantan uno de sus brazos señalando con su índice oscilante a los escasos puestos que expenden el reparador caldo de gallina…la sola ima…

LOS RESTOS DE PIZARRO

Imagen
LOS RESTOS DE PIZARRO
En su último año de vida, Francisco Pizarro parecía que iba a gozar al fin de los dulces frutos de sus conquistas. A pesar de los fantasmas que les perseguían a sus 63 años, el extremeño vivía feliz en su recién construido palacio de Los Reyes junto a la bella Angélica Yupanqui. Había sido un solterón empedernido, pero, empeñado en que los españoles entroncaran con la población local, se casó al final de su vida con mujeres indígenas a modo de ejemplo. Disfrutaba de cierta calma, aplastada la rebelión de su viejo aliado, Diego de Almagro, hasta que una brutal muerte le sorprendió en su palacio.
El conquistador casi sobrevivió a todo. A la ingrata tierra extremeña, al duro viaje a través del Atlántico y a una lucha contra millares de guerreros incas, pero no pudo hacer nada contra la ira de sus propios compatriotas. Cuando Pizarro pensaba que moriría de viejo rodeado de sus hijos, su esposa y sus fieles hermanos, junto a los cuales había dado muerte al traicionero d…

EL VENDEDOR DE MENTAS

Imagen
EL VENDEDOR DE MENTAS
¡Niños, niños…la rica menta la rica menta!
Apenas escuchábamos ese pregón, todos los alumnos de primaria nos agolpábamos a la reja de la escuela hasta verle aparecer al octogenario vendedor de caramelos de menta artesanales. Con pasos cansinos y vacilantes marcados por esos enormes zapatones de charol deslustrados por el tiempo, se aproximaba a nosotros mientras pugnábamos para ser los primeros en ser despachados sacando nuestras manos anhelantes por entre los cocos del alambrado.
¡Niños, niños…la rica menta, la rica menta!
El abuelo de estatura elevada, de complexión forniday abundante cabellera nívea, se recostaba resoplando en la pared sobre uno de sus hombros mientras procuraba recuperar el aliento, se enjugaba el sudor de su frente con un pañuelo blanco de dril que extraía de su gastado saco gris; acondicionaba su sombrero de jipijapa de ala amplia y se lo encasquetaba hasta hacerlo casi tocar el borde de sus cejas blancas que servían de arcos a un par de ojos o…